Consejos de vida

Menos diez, voy justa de tiempo para entrar en la clase de los miércoles y no encuentro la llave de la taquilla. Estoy en el vestuario del gimnasio vaciando el bolso sobre un taburete buscando una llave diminuta que no encuentro. Voy a perderme la clase y empiezo a enfadarme conmigo misma por ir siempre con prisas, por la poca organización, por no haber comprado un llavero, por haber desayunado un croissant. El enfado va in crescendo. La clase ha empezado y decido sentarme y seguir buscando, me doy cinco minutos, si no la encuentro correré por la Diagonal. Me sereno. Y es entonces cuando capto la conversación de dos señoras de mediana edad unas taquillas más allá. Recién salidas de clase de aquagym se dan consejos de vida y una de ellas sentencia antes de entrar en la ducha “hay que estar preparado para afrontar las cosas, positivas y negativas, y saber que, a veces, las positivas también nos hacen sufrir”. Y sé que aquel pasar página fue bueno, lo sé. Tengo que saberlo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo entre tu y yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s