Cosas que aprendió bailando

Desde hace unas semanas cada jueves va a clases de baile. Lo decidió un día que bajaba andando por la calle Balmes, los problemas se le acumulaban y el desapego por su vida iba en aumento. Empezaba a llover y entró a resguardarse en una escuela de danza. Vio su reflejo en el gran espejo de la entrada y no se reconoció, alguien la confundió con una alumna y le mostró el vestuario. Fue premonitorio. Se sentó en uno de los bancos y observó. Miró cada detalle a su alrededor mientras su cuerpo se fue relajando y su mente se dejó absorber por las siluetas que se movían rítmicamente. Allí tener pareja es obligado, pero traerla de casa no, y ahora parece que los jueves los problemas pesan menos mientras mueve su pie derecho al compás y tuerce hacia un lado el cuello. Ahora sabe que para poder girar debe tener la cadera alineada, que los saltos se dan con la punta de los pies, que la luz tenue es más favorecedora, que la música es sanadora, que todo pasa y que el equilibrio es fundamental, siempre, en todo. Desde hace un tiempo cuando entra en casa su mente baila, y todo lo demás está de más.

16 comentarios

Archivado bajo entre tu y yo

16 Respuestas a “Cosas que aprendió bailando

  1. undiaalavezporlirianrosa

    ¡Wow! Que hermoso. Si, bailar y escuchar música es relajante, distraes tu mente y sueltas todas esas energías negativas que tienes encima. Mucho éxito en tu blog.

    Me gusta

  2. Bailar. Ojalá supiera cómo.

    Me gusta

  3. zvillan

    Me envolvió. Muy hermoso

    Me gusta

  4. Es una historia preciosa, me ha encantado.

    Me gusta

  5. Herr Karl

    Nunca hubiera pensado en resguardarme de la lluvia en una escuela de danza, tampoco en un cuartel, pero sí en un café o en un bochinche. Sospecho que San Ginés de Arlés se haya inmiscuido en este caso de falta de alegría de vivir, y guiado a la protagonista de esta historia encantadora a la escuela de danza, conforme a 2 Samuel 6:5: “Y David y toda la casa de Israel danzaban delante de Jehová con toda clase de instrumentos de madera de haya; con arpas, salterios, panderos, flautas y címbalos.”
    Seriamente: He visitado la página de Slam Dancing Barcelona, y si no fuera un vejestorio y no viviera en Viena, me gustaría retozar en este instituto.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s