Archivo de la etiqueta: things I love

Me gusta (II)

Me gustan el desaliño estudiado, las manos grandes y los gestos que hablan. Dormir despreocupadamente, llevar el móvil en silencio y cruzar los pasos de peatones decidida. El olor a mar y el sabor a sal que queda en mis labios. Que me toquen la cabeza, me rasquen la espalda y me hagan cosquillas en los pies. Me encantan los bolsos grandes, las pulseras y los fulares. Mirar a los ojos, hablar a la cara. La adrenalina de saltar desde un puente y de liderar una reunión. Tomar un té verde caliente en la terraza, empezar a leer el periódico por la contraportada y hacer crucigramas. La piel suave en mí y la barba de dos días en él. El acento de les terres del ebre y la gente sin convencionalismos que se ha forjado su propia historia. Escribir con frases sencillas cargadas de dobles sentidos. Me gusta hablar, y sé escuchar, que me acaricien y acariciar. Los abrazos me pierden y reír es mi escudo. Un gin-tonic cortito en un bar de Gracia. Me muero por un buen beso, y adoro la complicidad. Me gusta cuando las cosas surgen, son naturales y sencillas. Leer entrevistas. La ironía sutil. Callejear por Barcelona y sorprenderme con rincones desconocidos. Las galletas príncipe, los susurros mañaneros y los planes improvisados. Me gustan la valentía y la lucha por ideales, cada uno los suyos. Las alteraciones insospechadas y los giros en el guion. Los diálogos incisivos y las conversaciones gustosas e interminables. El arte en su faceta más real, con locura y expresionismo. Un papel en blanco y un boli bic, y tiempo. Me gusta sentirme útil y pensar que algún día seré feliz.

4 comentarios

Archivado bajo entre tu y yo

Me gusta (I)

Me gusta sentir que puedo comerme el mundo, que creo en lo que hago, que sé de lo que hablo. Me gusta imaginar vidas y mirar fotos que no dicen nada en general y para mí dicen mucho, y ponerles títulos y releerlos de vez en cuando. Me gusta ojear revistas de decoración y perderme recolocando las cosas en la estantería. Devoro libros para ausentarme y olvidar, y miro películas independientes que nadie definiría como preferidas y para mí lo son. Canto cuando nadie me ve y muevo rítmicamente el pie y la cabeza en el metro. Música de autor, de esa que me involucra y me pone la piel de gallina. Bailo con los ojos cerrados y el brazo en alto, sintiendo cada nota recorrer mi cuerpo. Adoro andar descalza y beber agua fría. Los vestidos de verano y llevar bailarinas. Disfruto con la soledad aún ansiando encontrar a alguien que me abrace y me coja de la mano y me invite a irnos lejos y descubrir. La primavera y el otoño. Los tulipanes. El frío, los jerséis gruesos y los sombreros. Envidio la ternura de quienes han compartido toda una vida. Viajar, conocer culturas, leer historias de mujeres valientes que afrontaron la vida de cara, y tumbarme al sol. Empaparme de la energía vitalizante del astro rey y dejar la mente en blanco. Adoro las aceitunas, las cerezas y el queso blanco, casi sin sabor. Como por texturas, con los dedos si puedo. Me estremezco con las voces roncas. Creo en las primeras impresiones. Camino con prisa y actúo por intuición. Mojarme los días de lluvia y sudar cuando hago el amor. Adoro hacer regalos porque sí y reunir a los amigos. Me gustan los olores que me evocan cosas, personas y recuerdos.

6 comentarios

Archivado bajo entre tu y yo