Archivo de la etiqueta: matrimonio

Matrimonio en la distancia

Es de esas relaciones por las que nadie apuesta, un matrimonio en la distancia. Ciudades distintas les auspician de lunes a viernes y comparten hogar los fines de semana, puentes y vacaciones. Han vuelto de estar dieciséis días por las islas griegas y anhelan ese respiro que les ofrece su rutina semanal. Se despiden en el aeropuerto sin pena, él pensando en llegar al partido de pádel, ella en que la cojan para hacerse la pedicura. Se quieren a su manera y reservan para cenar con amigos el sábado en su restaurante japonés preferido.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo entre tu y yo

Punto final

Ayer cuando llegó a casa ella estaba en la cocina, recostada en la encimera leyendo una receta del libro que le regalaron estas navidades; apenas levantó la vista de la imagen del bacalao con sanfaina cuando él la saludó. Guardó la brompton, colgó la chaqueta y se acercó a darle un beso en la mejilla. Un gesto rutinario que ella acogió con más desidia de la habitual esta vez. Tras cenar se sentaron en el sofá, en silencio. Ella quería decir algo pero no encontraba las palabras, él la miraba, mucho, muy profundo. Entonces ella se lo dijo: quiero el divorcio. No dió más explicaciones, no sabía qué más decir, sólo que no quería seguir. Él la observaba mientras intentaba razonar, pero ambos sabían que llevan meses rotos y que la lucha no lo vale. Hoy al salir de casa ambos han ideado un plan. El de él pasa por un consejero matrimonial que les ayude a salvar las diferencias, el de ella es un piso de soltera donde poder rehacer su vida. Por la noche cuando llega a casa ella está en la cocina, esta vez releyendo los papeles de su abogado. Punto final a un matrimonio. Punto final a una mentira.

Deja un comentario

Archivado bajo entre tu y yo

La tenía a ella

La tenía a ella. Se conocieron un verano en la costa brava, cuando sus padres alquilaron un apartamento para ir a celebrar la verbena de san Juan. Compartieron helado de pistacho y un primer baile en el envelado de la plaza con los fuegos artificiales de fondo. Desde entonces han compartido sus historias y ese hacerse mayores. Desde entonces han pasado ya treinta y cuatro años, un matrimonio, dos hijos, tres mudanzas y varios empleos. Los recuerdos del lugar de veraneo siguen intactos, pero ellos se están perdiendo. La tenía a ella, pero la vida es larga y lo que eran malas costumbres son ahora vicios, y la aceptación está llevándoles a la intransigencia y a un tedio silencioso. La tenía a ella, pero ahora dos veces por semana tiene a otra. Y ya no la tiene, pero siguen compartiendo techo, almuerzos de domingo y el mando de la televisión.

3 comentarios

Archivado bajo entre tu y yo