Conciliar

Entra en la sala decidida. Tiene una pisada fuerte y el repicar de sus tacones anticipa su llegada allá donde va. Lo ha hecho siempre, pero desde que se reincorporó de su baja maternal más. No titubea ni se achanta frente a los comentarios de sus compañeros, creen que no será capaz de lidiar con el bebé y con el proyecto del nuevo edificio a la vez y que pronto la relegarán. Ella apuesta por el tiempo de calidad y estar con todos los sentidos en cada escena. Le encanta su trabajo y se ha dejado la piel para llegar hasta aquí, pero adora la familia que por fin ha construido y cree que el mundo, su mundo al menos, tiene que entender la dicotomía entre ser madre y ser profesional. Se autoengaña. Y llega a casa por la tarde, cansada, y acuna a su hijo mientras repasa los últimos detalles de los planos que presentarán mañana al cliente.

Anuncio publicitario

2 comentarios

Archivado bajo entre tu y yo

2 Respuestas a “Conciliar

  1. En este caso sí se autoengañó, pues no acunó al niño con calidad, al estar enfocada en los pendientes de mañana. En el mundo actual, ese es el precio de llegar a ciertos puestos mejor pagados. Pero no hay que cejar, hay que intentar ser ambas cosas a diario y algo bueno resulta.

    Me gusta

  2. Malania Nashki

    Me hizo pensar sobre algo que está escrito: «Se autoengaña» .
    Creo que se puede ser una buena profesional y cuidar al bebé en casa. Cuesta pero se puede.
    No sé qué opinan los demás.
    Buenas noches.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s