Reinventarse para encajar

Hoy es su primer día en la oficina. Llevaba muchos años sin tener esa sensación de nueva en nada y está nerviosa, y tiene miedo de no ser capaz, de no saber, de estar desfasada. En casa lo saben y su marido le ha preparado una cena relajada con un brindis final por los buenos comienzos. La crisis del año pasado la llevó al paro. Tiene 59 años y se ha pasado toda la vida detrás de una pantalla, atendiendo en remoto a los clientes, escuchándolos y poniendo su mejor cara y ‘siempre una voz amable’, como le remarcaba su coordinador. Sabía adivinar el ánimo de cada llamada sólo con el saludo inicial y su tiempo de respuesta se ajustaba a los parámetros ideales. Pero ahora nada de eso vale y ha intentado reinventarse para encajar. Las primeras sensaciones son buenas, y pese a ser un trabajo temporal le habrá servido para romper el hielo y sumar nuevas experiencias.

11 comentarios

Archivado bajo entre tu y yo

11 Respuestas a “Reinventarse para encajar

  1. Lo que es la incertidumbre, una fuente de miedo, bien llevada, de felicidad, mejor decir bien llevada no, asumida si.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s