Gritos

No me gusta que me griten. Así, sin más. Los gritos son algo que llevo mal, que me deja en shock momentáneo y produce en mí una expresión de ‘yo no comprender’ que todavía enfurece más al dueño del espectáculo. No solucionan nada y dan un poder ficticio al que los profiere, elevando la discusión a categoría de bronca y perdiendo el respeto hacia el receptor. Me gritaste anoche en el bar, creyéndote superior, pensando que por permitírtelo me tenías controlada, o incluso más enamorada. Finiquité ese ‘querer seguir conociéndote’ en mi cabeza en cuestión de segundos. Las palabras que salían de tu boca enfurecida ni siquiera me dolían. Ahora estás molesto en exceso y abanderas un papel que no tocaría, y me da igual. Me das igual.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo entre tu y yo

Una respuesta a “Gritos

  1. También llevo mal los gritos. Además pienso que cuando alguien te grita, pierde totalmente la razón, aunque la tenga.

    Un abrazo y con tu permiso… te sigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s