Espacio para lo nuevo

“Si uno no abandonara nunca nada ni a nadie no tendría espacio para lo nuevo”, así de contundente es Kureishi, y por eso me gusta. Porqué a mi manera le doy la razón. Porqué ese avanzar tan necesario solo se consigue dejando cosas atrás. Aferrarse es lo cómodo y lo socialmente aceptado, pero para alguien sin tradición como yo, lo que creo que está por venir es tanto que no dudo en ir dando carpetazos a mi alrededor: trabajos, amores, ciudades; todo tiene su tiempo, pero siempre con fecha de caducidad. Y sólo en algunos momentos, me veo ceder y querer alargar esas vidas caducas. Y es entonces cuando las cosas se quiebran, por forzadas, y todavía acabo peor. Fichando aburrida cada mañana en una oficina gris, en la cama sin éxtasis sensorial y en una ciudad inanimada, en un piso con poca luz y vecinos de reacciones desproporcionadas a horas intempestivas. Disfrutar la vida útil de cada momento es la clave. Propósito semanal: releer a Kureishi.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo entre tu y yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s