Manos de pianista

Sentada frente al ordenador, tecleo a dos manos una sinfonía de letras que aquietan mis pensamientos mientras paseo la mirada por toda la estancia y, sin saber cómo, termino con los ojos fijos en mis manos. Siempre me han gustado las manos, un poco por su papel segundón en la belleza del conjunto, un poco por los rasgos del carácter que atesoran y su lenguaje sincero, sin ensayos previos. Las mías hoy están morenas y tienen los nudillos secos por el frío. Las veo mayores, arrugadas, recubiertas por una piel marchita llena de historias de vida. Son manos de pianista, decía mi abuela; y yo solo sé que son manos que añoran acariciar.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo entre tu y yo

Una respuesta a “Manos de pianista

  1. “…y yo solo sé que son manos que añoran acariciar”
    Un texto corto y hermoso.
    Me ha gustado mucho.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s