Cómplices de una novela de vida

Me gusta la gente mayor. Esa vida que atesoran me despierta emociones encontradas y envidia sana. Verles se convierte en un ritual de ternura y delicadeza cargado de curiosidad y ganas de escuchar. Adoro observar a parejas de abuelos pasear por Mayor de Sarrià los domingos. Suben hasta la plaza, hablan con los vecinos de los cambios del barrio y compran un tortell de nata en la Foix. Un exceso que sabe igual, dicen, que cuando las calles eran caminos de carro. Lo saborearán como nosotros no haremos nunca, con un resquicio de juventud en el paladar. Saberles cómplices de toda una novela de vida me fascina. Y reprimo las ganas de preguntarles cualquier cosa como excusa para escuchar sus historias de otros siglos, su memoria. Espero llegar a compartir mi identidad con alguien algún día y ser un poco como ellos. Feliz de la vida.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo entre tu y yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s